Arriba

Interempresas: Entrevista a Marc Torras, director general de Entresd

entresd interempresas

Interempresas: Entrevista a Marc Torras, director general de Entresd

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

12/03/15 – La impresión tridimensional no sólo gana adeptos en el mercado doméstico, sino que cada vez más la podemos encontrar en aplicaciones que van más allá de las puramente industriales, como puede ser la arquitectura.

De su potencial, de la demanda del sector y de las previsiones de futuro, sabe mucho Marc Torras, director general de EntresD quien en esta entrevista nos desvela que aunque es pronto para saber qué ocurrirá, “algunos futurólogos opinan que acabará habiendo una impresora 3D en cada hogar, como un electrodoméstico más. Hoy me parece una afirmación arriesgada, si bien algunas fábricas de juguetes ya venden archivos 3D para que los clientes se los impriman en su casa”. Y en cuanto al potencial sector industrial, el director general es contundente. “Hoy en día ya hemos llegado a una situación en que la pregunta debe formularse al revés: ¿en qué ámbitos NO tiene aplicación la impresión en 3D?”

 

Se habla de Revolución Industrial, un cambio total en la manera de fabricar y consumir productos, ¿qué opina al respecto?

Es un poco prematuro hacer ahora este tipo de afirmaciones, pero es indudable que en muchos sectores y artículos se producirán cambios importantes en la manera de producir. La evolución de las tecnologías de impresión en 3D marcará dónde se sitúan los límites en cada uno de ellos.

Resuma los beneficios que la tecnología 3D puede aportarnos en nuestro día a día en el ámbito industrial, en general.

El modelado en 3D aporta un grado de seguridad en la realización de nuevos proyectos, especialmente cuando éstos comportan la realización de inversiones en medios de producción.

Por otro lado hay geometrías que sólo se pueden realizar con esta tecnología.

En las producciones en pequeñas series (como la aeronáutica), en las que no se pueden construir moldes por razones económicas, la impresión en 3D ha permitido racionalizar la producción y reducir notablemente el peso de los aviones.

Muchos se refieren a la impresión 3D con el término “manufactura aditiva”. ¿Es realmente lo mismo?

La manufactura aditiva es una de las variantes de la impresión en 3D y coexiste con otras que pueden ser sustractivas o transformadoras.

¿Y en la industria del plástico?

En esta industria se realizan costosas inversiones en moldes de inyección. Si previamente se ha podido visualizar y probar un modelo en 3D, la seguridad de la construcción del molde es prácticamente del 100%.

En su opinión, ¿cree que terminará consolidándose en el sector doméstico?

En los Estados Unidos la venta en este sector es superior a la de las diversas aplicaciones profesionales. Si bien las utilizaciones posibles son más limitadas (hobby, juguetes, decoración, reparaciones, etc.), la dimensión de este mercado le hace sumamente atractivo. Algunos futurólogos opinan que acabará habiendo una impresora 3D en cada hogar, como un electrodoméstico más. Hoy me parece una afirmación arriesgada, si bien algunas fábricas de juguetes ya venden archivos 3D para que los clientes se los impriman en su casa.

Se habla de aplicaciones médicas como prótesis, de hecho, hemos visto ejemplos de cómo piezas tridimensionales impresas han ayudado a gente que no podía costearse una “de verdad”… imaginamos que debe ser gratificante ofrecer estas herramientas que mejoren la calidad de vida..

Efectivamente, es muy gratificante pero para desarrollar todas las posibilidades de esta tecnología en el sector de la medicina, aún hay que vencer muchas inercias.

Empezar a utilizar esta tecnología requiere un esfuerzo de formación y de replanteamiento de los sistemas actuales. Ello representa una dedicación de tiempo que no todos los profesionales de cualquier ámbito está predispuestos a asumir.

¿Qué otras aplicaciones médicas tiene la impresión 3D que se estén utilizando en la actualidad?

Un ingeniero norteamericano ha diseñado una mano artificial para su hijo, que nació con esta extremidad atrofiada, que se imprime con una impresora 3D por adición de plástico. Su coste no llega a 50 dólares y permite cambiar esta mano a medida que el niño va creciendo, lo que no podía hacerse con las soluciones tradicionales por su elevado coste.

En Barcelona se ha realizado una operación muy complicada a un niño, imprimiendo en 3D un modelo de la zona afectada con el detalle de todos los órganos, lo que ha permitido ensayar exhaustivamente la mejor técnica para realizar dicha operación. Fue un completo éxito y uno de los médicos declaró que, sin esta tecnología, las posibilidades de supervivencia del paciente eran mínimas.

Con técnicas 3D se implantan células madre en un tejido neutro de soporte, de manera que el producto resultante, cuando entra en contacto con cualquier tejido humano, consigue que las células madre se conviertan en células de este tejido, mientras el cuerpo elimina el tejido de soporte. De este modo se realizan implantes muy poco invasivos en áreas donde antes era realmente imposible.

Estos son solamente tres ejemplos de aplicaciones, pero probablemente la medicina es una de las áreas donde la impresión en 3D está dando resultados satisfactorios más inmediatos.

¿Qué otros ámbitos de aplicación de la impresión 3D? ¿Y en cuáles se está funcionando en la actualidad?

 

Hoy en día ya hemos llegado a una situación en que la pregunta debe formularse al revés: ¿en qué ámbitos NO tiene aplicación la impresión en 3D?

Los sectores de aplicación actual son innumerables: además de las aplicaciones domésticas que hemos mencionado y del sector de la medicina, podemos asegurar que prácticamente toda la industria productiva ya la está utilizando de uno u otro modo. También en marketing, diseño, moda, arquitectura, alimentación, arte, siempre que haya que crear algo nuevo, la impresión en 3D presta una ayuda fundamental.

Un sector muy importante para esta tecnología es el de la educación, en sus vertientes pasiva y activa. La visión de un objeto en 3D enriquece notablemente su comprensión. Ello puede aplicarse a una obra de arte, un objeto histórico, una figura geométrica o la estructura de una molécula orgánica. Pero es mucho más importante su utilización como herramienta activa para potenciar la creatividad y la imaginación de los niños, lo cual no realizan suficientemente las herramientas educativas actuales.

El presidente Obama ha declarado que desea que haya una impresora 3D en cada aula de cada escuela de los Estados Unidos.

Incluso se aplica en la arquitectura… ¿De qué manera?

Además de realizar prototipos de cualquier producto diseñado –un objeto, un mueble, una distribución en planta de un piso o un edificio–  se está empezando a utilizar esta tecnología en la construcción de edificios. Impresoras 3D muy grandes “imprimen” material sintético por capas y van levantando niveles sucesivos. Ya hay empresas que venden casas fabricadas con este sistema y se empieza a experimentar para llegar a construir rascacielos.

Los costes se reducen drásticamente y las instalaciones ya van incorporadas en la impresión. Hay que pensar que desde la época del Antiguo Egipto, el hombre ha seguido fabricando los edificios a base de poner ladrillo sobre ladrillo. La impresión en 3D apunta a una verdadera revolución en la tecnología de la construcción.

Recientemente hemos visto que han lanzado impresoras 3D de alimentos, ¿qué son y cómo funcionan?

Funcionan de un modo parecido a las de impresión de plástico, se cargan con un alimento determinado y un plano en 3D indica la forma como la impresora lo ha de manipular.

Los astronautas de la estación espacial solían comer preparados alimenticios que debían sorber de un recipiente con una cañita.

Actualmente una impresora en 3D los manipula y les da forma por ejemplo de hamburguesa, lo que psicológicamente hace mucho menos pesado este tipo de alimentación.

Volviendo a la industria, ¿qué limitaciones técnicas encontramos en la impresión tridimensional?

Ante todo hay que hablar de limitaciones técnicas aquí y ahora, lo que decimos hoy puede quedar totalmente desfasado la próxima semana.

Las principales limitaciones se encuentran en los procesos productivos. De momento esta tecnología es lenta y en algunos casos aún es cara, por ejemplo en la impresión en 3D de objetos metálicos, en que se parte de metales sinterizados, es decir, de polvo comprimido de grano muy fino, que actualmente son muy costosos.

En nuestro mercado hay una limitación “de facto”. Hay empresas que están lanzando al mercado variantes de impresoras de código abierto, que han nacido en el entorno “rep-rap” o de realización compartida, como impresoras auténticamente profesionales. Este tipo de máquinas tiene bastantes limitaciones para una utilización profesional eficaz. El problema radica en que al ser éste un entorno nuevo, muchos usuarios reciben la publicidad de estos productos y asocian sus limitaciones a la tecnología de impresión 3D en general.

Las impresoras compactas con software propietario tienen un grado de calidad, de facilidad de utilización y de ausencia de problemas muy superior a las citadas, lo que las hace imprescindibles para cualquier utilización profesional de diseño, ingeniería, arquitectura y similares.

¿Y en cuanto a materiales?

Hemos de hacer la misma salvedad. En el momento de leer este artículo, quizás alguien esté experimentando con éxito un nuevo material para poderlo imprimir en 3D.

Hace falta que los materiales metálicos sinterizados reduzcan su precio para que su utilización en la impresión 3D se generalice. Y hace falta que se generalice para que se reduzcan los costes. Es el eterno dilema del huevo y la gallina.

¿Es posible imprimir una pieza en varios colores?

Supongo que hablamos del plástico. En este momento las impresoras 3D que imprimen en varios colores simultáneamente aún suelen dar problemas, aunque es indudable que a corto plazo esta posibilidad se concretará.

¿Es el tamaño un problema? ¿Se pueden pegar las piezas impresas de forma eficiente?

En el mercado del prototipado hay una batalla entre marcas por el tamaño del plato de impresión. Esto es muy importante para las impresoras que imprimen en PLA, que no se puede encolar de un modo eficaz, aunque siempre nos podemos encontrar con la necesidad de una pieza mayor que la que nuestro plato permite.

La solución está en la impresión con ABS, material más difícil de extrusionar pero que tiene unas características muy superiores al PLA. Se puede encolar muy eficazmente, con lo que desparecen los límites de impresión por tamaño de pieza, pero además admite mucho mejor que el PLA el pulido, lijado y pintado de las piezas imprimidas.

¿Cómo beneficia la impresión 3D a las empresas que necesitan prototipos?

Les da la posibilidad de presentar a su cliente distintas alternativas y les asegura que la solución elegida es la que responde totalmente a las expectativas del cliente. La rapidez de la obtención del prototipo es el aspecto más valorado. Además si se necesitan cambios rápidos o pruebas, cuentan con mucha mayor libertad debido al reducido precio de las repeticiones. Contar con un prototipo con tanta agilidad permite poder detectar errores en el diseño y corregirlos con rapidez para poder realizar el diseño final del producto.

Ello representa casi siempre un importante ahorro económico y de tiempo.

Cuentan con la primera tienda de Barcelona dedicada íntegramente a la venta de impresoras 3D de sobremesa EntresD Pro UP! Plus2 y Home&Kids Up! Mini, así como los consumibles y otros accesorios relacionados con la impresión 3D, ¿qué aceptación ha tenido?

Muy superior a la que imaginábamos. Nuestra idea inicial era convertirla básicamente en un punto de asesoramiento y de formación, pero las ventas que se están generando nos han sorprendido muy gratamente.

La revista Make seleccionó la entresD Pro UP Plus2 entre las impresoras 3D más importantes del año 2015 en su edición anual de ‘Guía de compras’, defina el producto y díganos qué ha supuesto tal reconocimiento

La impresora EntresD Pro UP Plus2, con autocalibrado, se distingue sobre todo por la calidad de impresión, por la facilidad de utilización y por la seguridad de su funcionamiento. Estos han sido los factores que la revista Make ha valorado repetidamente.

Pero además creemos que nuestra Plus2es la impresora 3D que tiene una mejor relación calidad-precio-servicio que hay actualmente en nuestro mercado.

Pensando en el futuro, ¿cuáles serán las aplicaciones más revolucionarias de la impresión 3D y cómo serán las impresoras 3D en los próximos años?

En algunos campos esta tecnología está consolidada y no hará sino incrementar sus prestaciones y reducir sus costes, como en la medicina, el diseño y algunos procesos productivos.

En otros la evolución está frenada por los costes de los materiales. Si los futurólogos están en lo cierto y nos lo acabaremos fabricando todo en casa con impresoras 3D, la gestión de los materiales se convertirá aún más que en la actualidad, en el verdadero caballo de batalla de la economía mundial.

Creemos que llegará un momento en que las tecnologías aditivas aparecerán como limitadas frente a la evolución de las basadas en las tecnologías de utilización del láser. De momento éstas aún son muy caras, pero las economías de escala ayudarán a hacerlas más competitivas.

¿Cómo encara EntresD 2015?

Esperamos que el 2015 comporte un crecimiento sostenido de nuestra actividad, si bien descartamos que se produzca una explosión en el mercado.

Esta no se producirá hasta que la impresión en 3D entre masivamente en el sector del consumo. Para que ello suceda, hará falta que algunas empresas muy potentes como fabricantes o grandes distribuidores inviertan de un modo importante en publicidad.

Muchos usuarios desconocen que hoy ya pueden comprar una impresora que imprime en 3D con gran calidad, como es nuestra Home&Kids Up! Mini, por lo que cuesta una Tablet o un teléfono móvil de última generación.

Además este año hemos empezado a comercializar la impresora 3D Pro UP! Box que permite imprimir piezas más grandes y un escáner 3D de sobremesa, que será el complemento ideal para nuestras impresoras.

Nueva impresora 3D PRO UP Box que permite crear piezas más grandes, con mayor resolución y rapidez

La EntresD PRO UP Box es la tercera de los modelos tecnológicamente innovadores de la gama de impresoras 3D UP, ganadora de diversos premios. Además de una resolución de impresión mucho más fina y precisa, es un 30% más rápida y permite crear piezas casi el doble de grandes.

La compañía entresD, que hasta ahora comercializaba dos modelos de impresora 3D de sobremesa, UP Mini y UP Plus 2, lanza un nuevo modelo de impresora 3D, EntresD Pro UP Box orientada a usuarios profesionales. Este nuevo modelo, que empezará a comercializarse a finales del mes de noviembre, se ha desarrollado sobre la base de la fiabilidad y de la alta capacidad de rendimiento del modelo anterior UP Plus 2 y del liderazgo en el mercado de la UP Mini, con su destacada relación calidad/precio pero añadiendo tres características muy esperadas:

  • Ampliación del volumen constructivo: ahora es de 255x205x205 mm lo que implica que se pueden hacer piezas el doble de grandes
  • Incremento de la resolución de impresión hasta una definición super-fina de 0,1 mm.
  • Se acelera aumenta la velocidad de impresión, siendo un 30% más rápida que la UP Plus 2.

 

http://www.interempresas.net/Plastico/Articulos/134502-Entrevista-a-Marc-Torras-director-general-de-EntresD.html

EntresD
http://entresd.es/

 

Sin comentarios

Publicar comentario

Atención: mediante el envío de este formulario confirmas haber leído y aceptar el Aviso Legal.