Arriba

Impresoras 3D y prótesis

impresora-3d-protesis

Impresoras 3D y prótesis

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Como habéis ido observando por aquí, las impresoras 3D permiten crear una variedad infinita de objetos. Los límites los pone la creatividad de cada uno.

Pues bien, ¿y si además le diésemos una finalidad solidaria? Os presentamos algunos casos que quizás os inspiren para mejorar la calidad de vida de mucha gente en un futuro.

Alex Pring, un niño estadounidense de 6 años, nació con un defecto de nacimiento que le dejó sin brazo. Sus padres no podían permitirse los 40.000 dólares que aproximadamente cuesta una prótesis de este tipo. Así, esta situación llevó a su madre a pedir desesperadamente ayuda en e-Nable, una comunidad online sin ánimo de lucro que colabora para mejorar prótesis de manos utilizando impresoras 3D. Allí es donde conoció a Albert Manero, estudiante de ingeniería aeroespacial en la Universidad de Florida. Éste se inspiró en un hombre de Sudáfrica que construyó una mano a través de una impresora 3D. De este modo Albert desarrolló un brazo prostético con una tecnología que permite sentir los movimientos en el bíceps de Alex, consiguiendo que pueda mover los dedos y agarrar objetos. Además su batería tiene potencia para durar todo un día sin tener que recargarla.

La mayor ventaja no solo reside en el precio – cuesta unos 350$ – sino en que cuando el brazo se le queda pequeño o necesita alguna mejora puede imprimir más piezas, e incluso cambiar toda la mano por unos 20$ y el antebrazo por unos 50$. Y lo mejor de todo es que Manero y sus compañeros han subido los planos de la prótesis a webs como e-Nable y Thingiverse para que otros niños como Alex puedan descargárselos e imprimir su propio brazo.

Asimismo, las impresoras 3D no solo mejoran la calidad de vida de las personas, también a los animales es posible ayudarles. Inspirándose en el caso del pequeño Alex, Tara Anderson quiso construir algo para Derby, un perro que nació con una discapacidad que no le permite utilizar sus patas delanteras. Como método provisional, se bastaba con la ayuda de un carrito con ruedas. Tara, quien trabaja en una empresa de impresoras 3D en EE.UU., quedó conmovida por la historia y decidió diseñar junto a sus compañeras unas patas delanteras para imprimirlas. Al principio las iba a hacer rectas, pero eso no permitiría que Derby pudiese escarbar, por lo que finalmente las diseño en forma de bucle. El resultado es que ahora Derby puede incluso correr de forma saludable.

EntresD

 

Publicar comentario

Atención: mediante el envío de este formulario confirmas haber leído y aceptar el Aviso Legal.